Líder(es) de la práctica: Carlos Cortissoz Mora (coordinador), Angéica Bernal Olarte y Martha Gutiérrez Salazar.
Si desea consultar el correo electrónico del líder de la práctica, de clic en 'descargar PDF'

2020

Breve descripción de la práctica

Una cátedra virtual acompañada por cohortes y principalmente asincrónica, cuyo objetivo es el desarrollo de competencias ciudadanas. Esta cátedra, parte del planteamiento de casos reales o ficcionalizados, diseñados para que los estudiantes sometan a juicio sus preconcepciones, informen sus opiniones con material que responda a la situación problemática y enfrenten, en pequeños proyectos, una situación que implique asumir un rol, adoptar una posición y resolver un problema.

Palabras clave que definan la práctica

Cátedra virtual, competencias ciudadanas, paz, ética, análisis de casos, aprendizaje situado.

Objetivo general

Contribuir al fortalecimiento de competencias ciudadanas (conocimiento de la Constitución y el Estado, pensamiento sistémico, multiperspectivismo y argumentación) en estudiantes universitarios, a través de estrategias de aprendizaje activo y situado, en medio virtual.

Personas, áreas o procesos beneficiados con la práctica

Estudiantes universitarios de todos los programas académicos de pregrado y de todos los semestres de la universidad. Procesos de desarrollo de competencias genéricas a lo largo de la educación universitaria, persiguiendo un impacto social más allá del aula de clase que contribuya a un ejercicio de ciudadanía activa que fortalezca la democracia.

Problema o necesidad que originó la práctica

La dificultad a la hora de lograr un aprendizaje efectivo de competencias ciudadanas claves para la convivencia, el fortalecimiento de las instituciones y la paz, que son a menudo desatendidas en la práctica por el sesgo tradicional hacia las competencias específicas y por la percepción de los estudiantes frente a estas clases como “costuras” y “rellenos”.

Proceso de identificación del problema o la necesidad de la práctica

A través de experiencias pedagógicas previas, propias y ajenas, percibimos que las clases de Ciudadanía y Constitución más tradicionales son insuficientes a la hora de cuestionar preconcepciones y motivar un aprendizaje activo, situado y relevante.

Relación del problema identificado y la práctica como alternativa de solución a este

Por medio de un proceso reflexivo de diseño “hacia atrás”, que identifica claramente objetivos de adquisición, de comprensión y de transferencia (Wiggins y McTighe, 2005), se plantea una ruta de aprendizaje que garantice una alineación correcta entre actividades, evaluación y metas de aprendizaje, aprovechando las potencialidades del entorno virtual.

Resultados esperados en el desarrollo de la práctica

Establecer el impacto de la ruta de aprendizaje en la construcción efectiva de las competencias ciudadanas de los estudiantes, a través del análisis de sus proyectos, intervenciones en foros y plenarias, y evaluaciones estudiantiles.

Pasos, etapas, actividades o estrategias desarrolladas en la implementación de la práctica

1. Diseño “hacia atrás” a partir de objetivos de adquisición, comprensión y transferencia. 2. Diseño instruccional. 3. Investigación para seleccionar y documentar los casos. 4. Curaduría y edición del material. 5. Elaboración de videos, presentaciones, formularios y cuestionarios. 6. Montaje en el LMS. 7. Montaje de la estrategia de acompañamiento permanente.

Participación o articulación de otras áreas de la institución u otros actores que contribuyeron al logro de los objetivos

Trabajo con el apoyo de la Facultad de Ciencias Sociales y el Centro de Enseñanza y Aprendizaje de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Medios (jornadas, congresos, plataformas, publicaciones, sitios web, etc.) utilizados para la divulgación de la práctica

Ambiente Virtual de Aprendizaje de la Universidad Jorge Tadeo Lozano (AVATA).

Reconocimientos que ha recibido la práctica, si los ha tenido.

Ninguno

La práctica está documentada o sistematizada, de tal manera que se convierte en potencialmente replicable o adaptable en otras instituciones.

Sí, está documentada y sistematizada en el ambiente virtual de aprendizaje, y se planea, después de varias iteraciones, sacarla del espacio de la Universidad y hacerla accesible al público. Nuestra cátedra virtual “Ética, Ciudadanía y Paz” es una cátedra acompañada por cohortes y parcialmente sincrónica, construida a partir de una metodología de planeación de unidades de aprendizaje llamada "Understanding by Design” (UbD), propuesta y desarrollada por Grant Wiggins y Jay McTighe. El propósito de esta metodología es favorecer, desde el diseño de las unidades de aprendizaje, procesos de comprensión profunda. A diferencia de la aproximación tradicional, en la que se planea el curso a partir de los contenidos, en esta metodología se empieza por identificar los objetivos de aprendizaje en tres categorías diferentes: objetivos de adquisición (información, datos, fechas, hechos, procesos, habilidades, etc.), objetivos de comprensión (preguntas esenciales e ideas fundamentales) y objetivos de transferencia (cómo pueden los estudiantes llevar estas comprensiones a contextos nuevos). A partir de esta identificación de objetivos por categorías, nos preguntamos luego qué evidencias darían cuenta de la consecución de estos objetivos, esto utilizando las seis facetas de la comprensión (explicación, interpretación, aplicación, perspectiva, empatía y autoconocimiento), sus verbos rectores y sus adjetivos correspondientes. Con ello, se definen metódicamente los criterios de calidad (claridad, si se trata de una explicación; perspicacia, si de una interpretación, etc.) Por último, y una vez definido lo que constituiría evidencia de la consecución de los objetivos, nos preguntamos a través de qué actividades y en atención a qué contenidos dichos procesos de adquisición, comprensión y transferencia pueden producirse, monitorearse y retroalimentarse. Y es aquí donde ya tenemos un plan de aprendizaje. El diseño pedagógico que dio lugar a nuestra práctica es, pues, el resultado de un proceso documentado y sistematizado de planeación de unidades de aprendizaje que tuvo como punto de partida los componentes de las competencias ciudadanas definidas por el MEN, que es perfectamente replicable (con los mismos casos, o con otros que respondan mejor a otros contextos), y que aplicó la metodología UbD para hacerlas el objetivo central de una cátedra universitaria. De otro lado, nuestra cátedra tenía que implementar esto en la virtualidad. Así, adaptamos el plan de aprendizaje a las necesidades de acompañamiento, ritmo y sincronía que permitieran potencializar los beneficios de la virtualidad, el más importante de los cuales, en la coyuntura actual, es la flexibilidad. En el contexto de la pandemia, hemos llegado a ser conscientes, como nunca, de los enormes retos que enfrentan nuestros estudiantes en el plano económico, social, afectivo, tecnológico, etc. Una cátedra altamente acompañada, estructurada en períodos de aprendizaje autónomo de 4 semanas y parcialmente sincrónica (4 espacios sincrónicos exclusivamente dedicados a la compartición de experiencias), fue lo que encontramos más idóneo. Este proceso también fue sistematizado y puede adaptarse a las necesidades específicas de otras IES. Por último, todo el material (lecturas, foros, vídeos explicativos, cuestionarios, etc.) está alojado en nuestro Sistema de Gestión de Aprendizaje basado en Moodle, llamado AVATA (Ambiente Virtual de Aprendizaje Tadeísta) que es, por supuesto, fácilmente exportable a otros LMS y que es, por supuesto, SCORM-compliant. De este modo, cualquier institución podría replicar nuestra experiencia. Además, planeamos en el mediano plazo que tenga una versión abierta, masiva, gratuita y accesible a todo el mundo.